Veterinarios Taurinos de Andalucía no se hace responsable de las opiniones vertidas por sus colaboradores ni de los comentarios agregados por sus lectores.


martes, 3 de octubre de 2017

MUERE EL GANADERO QUE PUSO EN VALOR " EL TORO"







“Los Ganaderos somos la Cenicienta, deberíamos pedir más dinero; el problema es que nos hacemos competencia desleal cuando sólo tendría que haber ley de oferta y demanda. Y me refiero a la competencia desleal de los que aceptan afeitar" ( Victorino Martin )

Administrador: Y que mejor homenaje a toda una vida que contemplar la belleza de estos ejemplares . "Descanse en paz ganadero."





sábado, 30 de septiembre de 2017

LA IRREMEDIABLE DESPARICIÓN DE LOS TOROS

LA IRREMEDIABLE DESPARICIÓN DE LOS TOROS
Por: José Manuel García Jiménez
Que los toros no gozan de rebosante salud, no es ningún secreto. Que existen factores políticos y sociales que amenazan su continuidad es algo evidente. Sin embargo estas circunstancias no afectarían en lo más mínimo al toro si existiera una verdadera afición como hasta hace no mucho había en España, perita en la materia, con conocimientos, con cultura y por ende, con capacidad crítica y de análisis.
Y digo afición verdadera porque los verdaderos aficionados son una especie en gravísimo peligro de extinción, y sabido es que tras la desaparición de estos irremediablemente vendrá la de los toros, pues estos primeros son los que los sustentan.
Los toros están condenados a desaparecer, sí, es un hecho que a ninguno nos hace gracia pero que debemos ir aceptando. Pero no porque un determinado partido político pretenda su prohibición, ni porque determinados cambios sociales hacen ver los toros como una fiesta anacrónica y cruel, no. Los toros están condenados a desaparecer porque quienes los sustentan desaparecerán primero. Y buena prueba de ello son las pobres entradas en las novilladas y en las corridas de toros donde no están presentes las mal llamadas figuras.
Resulta penoso ver, y peor todavía comprender, que en base a determinados intereses intrínsecos al mundo del toro, se ha ido eliminado la afición poco apoco. Por supuesto estamos hablando de intereses económicos, que a corto plazo han generado pingües beneficios a unos pocos a cambio de hacer a largo plazo un daño irreparable a la tauromaquia eliminando la afición.
Y es que desde hace no pocos años, los medios taurinos han ido degenerando en palmeros de las figuras, dejando a un lado tanto su importante labor crítica como la no menos importante labor instructiva del que se interesa por este mundo. Nada puede entristecer más a un buen aficionado a los toros, el encontrar a un interesado en los toros y que te diga que le encantan los toros pero que no entiende, y que no tiene manera de aprender.
Y esto es un hecho, la tauromaquia es un mundo oscuro donde a la gente que se interesa por ella no se les enseña. No se les enseña a valorar los toros, las distintas ganaderías, comportamientos, trapíos ni nada por el estilo. Todo se reduce a los kilos del toro. Es decir el discurso lectivo de los medios taurinos va en la línea de si pesa mucho el morlaco es un marmolillo y no tendrá movilidad y que el toro debe ser pequeño porque de lo contrario no cabrá en la muleta. Argumentos que el pobre interesado en el mundo de los toros repetirá cual papagayo despreciando a la mitad de la cabaña brava.
Este discurso que todo aficionado ha tenido la desgracia de escuchar en más de una ocasión tiene un fin, que no es otro que el justificar el desvergonzado comportamiento de las mal llamadas figuras al negarse a matar determinados tipos de ganaderías. Y decimos desvergonzado porque yo, en el hipotético caso de que fuera torero me negaría a que me calificaran como figura sin ser capaz de lidiar y matar a un Miura, a un Cuadri, a un Baltasar Ibán o un José Escolar por poner sólo unos cuantos ejemplos y me negaría por vergüenza torera, también en extinción.
¿Penoso verdad? Pero ahí no queda la cosa, no contentos con dar estas lecciones de antitaurinismo selectivo, van un paso más allá y a través de años de manipulaciones sistemáticas han desposeído al aficionado de su poder más valioso, esto es, la crítica. La crítica fundamentada, la crítica desde el conocimiento, es decir, la crítica con argumentos. ¿Y como privamos a los aficionados de la crítica que tanto daño hacía a las figuras? Pues muy fácil, los privamos de conocimientos para luego venderles lo que nos venga en gana.
Es por ello que ningún medio se encarga de explicar los tercios, el porqué de cada uno de ellos, como deben de ejecutarse y como no, los terrenos…etc. Y no lo explican por un simple motivo, porque si lo hicieran, los aficionados tendrían los conocimientos, y por tanto capacidad de análisis, y como consecuencia de todo ello podrían criticar a más de uno, que tendría que cortarse la coleta por falta de capacidad y claro, eso sería muy peligroso para las élites que día tras día desangran la tauromaquia.
Por el contrario, a la gente se le enseña a seguir a un determinado torero que por una mal llamada estética o técnica llama la atención del interesado, que no aficionado, dándole nula importancia a como se ejecuta el toreo y las suertes, contribuyendo de esta manera a su desaparición.
Todo esto que aquí se expone, desemboca en un espectáculo vacío de contenido, que pierde su esencia al faltar el dominio sobre una bestia indomable, el mando imponiéndose sobre ella, el posterior sometimiento y todo ello cargado del correspondiente peligro que debe transmitir el toro, es decir, la emoción que suscita el ver a un ser humano hacer lo que la inmensa mayoría no se atrevería. Y ello porque el nulo conocimiento del toro y las pocas ganas de explicar lo que debe ser un toro y cuáles deben ser su comportamiento ha ido generando, o mejor dicho, degenerando en un toro que da pena. Un toro al que dominarlo es lo menos, al que en vez de castigar en varas, por el contrario hay que cuidarlo… ¿Dónde está la fiereza, la emoción, el peligro de ese animal y por tanto la heroicidad y valentía del torero?
Este despojo de la cabaña brava, hace imposible que un interesado en la tauromaquia se enganche, porque a lo que ha asistido es a un baile, una coreografía, que no transmite riesgo, ni emoción alguna y así, con suerte, para el año que viene sacará una entrada en su pueblo el día de la feria por mera tradición, pero no se enganchará por que no puede darle importancia a lo que está sucediendo en el ruedo. Es por ello que ese despojo de toro no cumplirá con el fin de encandilar al público, pero si con el de la desvergonzada figura, que para colmo se aliviará en todo lo que pueda y oirá mientras esboza una sonrisa para sus adentros mientras escucha un ole cuando otrora era una bronca monumental.
Por otro lado, los toros que si cumplen con la condición de toro, es decir, bravura, casta, fiereza, peligro, riesgo…etc. Es decir, los de la emoción, los que transmiten, los que emocionan de verdad y por ende los que le dan la importancia a esta cosa llamada los toros, normalmente son lidiados por toreros que carecen de tirón mediático. Sus triunfos pasan por la prensa taurina como una simple anécdota a la que le restan importancia, son corridas que no se explican y que hacen que difícilmente un interesado en el mundo de los toros vaya a acudir. Y no van a acudir porque nadie le explicará la importancia que tiene lo que se están perdiendo.
Y como no hay mejor manera de explicar y hacer entender que mediante ejemplos, pongo dos:
El primero es España, dónde el vaso de los toros se ve medio vacío, vacío como los tendidos de las plazas cuando no se acartela un bailarín llamado figura, carteles que siempre copan los mismos toreros y ganaderías año tras año, dónde el público va perdiendo interés en este mundo, dónde se va perdiendo conocimientos, donde la mayoría de medios taurinos están en una sola mano, dónde el ganado bravo va desapareciendo poco a poco ya sea porque se envía al matadero o se vende y donde las plazas de toros o se cierran o se remodelan para que pierdan capacidad.
El segundo es Francia, dónde el vaso de los toros se ve medio lleno. Las plazas se llenan a ver toreros defenestrados en España donde no se les da ni una corrida, donde se juegan el tipo de verdad con toros de verdad, dónde el público va ganando interés en lo que ven, dónde se enseña al público la importancia de lo que ven y se les instruye, dónde van surgiendo numerosos y diversos medios de comunicación taurinos, donde el ganado bravo se compra, se recuperan ganaderías españolas que iban a desaparecer, encastes, se crean nuevas ganaderías y las plazas se remodelan para aumentar su capacidad.
El camino nos lo han enseñado, quién nos lo iba a decir a nosotros, los franceses. Ahora solo queda esperar a despeñarnos porque por el interés económico de cuatro desvergonzados eliminaremos lo más característico y singular del país, los toros.
José Manuel García Jiménez


martes, 29 de agosto de 2017

OFRENDA FLORAL Y HOMENAJE A "MANOLETE" EN EL LXX ANIVERSARIO DE LA TRAGEDIA DE LINARES

ORGANIZADO POR "LA MONTERA" REUNIÓ ANTE EL MAUSOLEO DEL MALOGRADO TORERO A UN NUTRIDO GRUPO DE TOREROS Y AFICIONADOS

L.R.G.

A pesar de la climatología adversa la memoria de Manuel Rodríguez Sánchez "Manolete" quedó honrada ayer en el homenaje que un nutrido grupo de cordobeses, entre toreros y aficionados le rindieron a los pies de su mausoleo con motivo del LXX aniversario de la tragedia de Linares. El acto, organizado por la tertulia taurina "La Montera",  comenzó con la intervención del matador de toros Rafael González "Chiquilín" que hizo una cariñosa semblanza de la personalidad del malogrado torero. "Chiquilín", en su sentida intervención, al conmemorarse también el centenario de su nacimiento, realizó un recorrido breve pero cariñoso, por la vida de "Manolete" comenzando en su más tierna infancia y concluyendo en la cima del toreo, habiéndose ganado el respeto y la admiración de todo el orbe taurino. 

Con el grito de ¡Viva Manolete! terminó "Chiquilín" su intervención, procediéndose a realizar la ofrenda floral. En nombre de "La Montera" lo hizo el propio "Chiquilín" que este año está conmemorando el XXV aniversario de su alternativa, acompañado de su esposa María José.


Por su parte el Ayuntamiento de Córdoba, representado por la teniente de alcalde Mar Téllez,   el Subdelegado del Gobierno Juan José Primo Jurado,   depositaron ambos ramos de flores ante el mausoleo. Igualmente todos los presentes arrojaron claveles rojos sobre el cuerpo  yacente del malogrado torero. 
Toreros presentes fueron José María Montilla, José Luis Moreno, "Chiquilín", Manuel Saco y Juan Antonio "El Califa" y representantes de las peñas taurinas "Manolete", Santa Marina (La Sacristía), Tertulia "Calerito", Peña José Luis Torres y  Federación de Peñas Taurinas.  

El acto se cerró con el  cante del Padrenuestro en la voz flamenca de José Luis Castejón.

sábado, 26 de agosto de 2017

SE FUE OTRO GRANDE


La profesión hay que dejarla limpia para los que vienen detrás, por eso es tan importante el respeto, respeto a la palabra dada, respeto a la profesión. ( Damaso Gonzales).
Los veterinarios taurinos siempre con usted. Descanse en paz maestro.


miércoles, 19 de julio de 2017

PAMPLONA: TORO DE PRIMERA, PUBLICO DE TERCERA

*Autor: Antonio Portillo

Recuerdo una conversacion que mantuve hace tiempo con Jose Miguel Arroyo "Joselito" en el porche de su finca de Talavera, en la que surgiò Pamplona, coincidiendo ambos en la dificultad para un torero, que entiende y prestigia la tauromaquia por su seriedad, torear en esa plaza mientras media plaza es una "charanga".
A pesar de esa lamentable actitud de la "solanera" pamplonica, la afición de los tendidos de sombra siempre ha reequilibrado a "las peñas", y ha aportado una seriedad que supuso para los toreros una garantía de que se les analizaba y se les exigía para la concesión de trofeos. Pamplona NO ERA PLAZA FÁCIL
Y hablo en pasado porque eso pasó a la historia. Sigue saliendo el toro muy bien presentado e íntegro de pitones, pero la actitud, el conocimiento y por tanto la respuesta del público a las actuaciones de los toreros es "harina de otro costal".
Lo ocurrido este año colma un vaso que se venía llenando en las últimas ferias. Salvo una de las dos concedidas a Gines Marin y Roca Rey, todas las demás orejas han sobrado, habrían sobrado en esta misma plaza hace mas de diez años.
Pero se agrava el diagnóstico si tenemos en cuenta que de todas las orejas "regaladas" por un público inepto, una tenía que haber ido a las manos de Ferrera, teniendo en cuenta que hizo la lidia mas completa y la mejor faena de la feria. Pero como no había "pegado rodillazos", ni había metido el estoque entero, aunque suministrò media en todo lo alto recibiendo al toro, el público prefirió comer y beber a pedir con fuerza la oreja mas merecida de la feria. Solo este reducido cuadro de honor y sobre todo la honradez de "Pirri",que bien caro le costó, se puede salvar del desastre.
En Pamplona, como en el resto de españa el público taurino no sabe valorar la suerte suprema. Basta que el estoque entre entero para que el graderío se entusiasme, sin tener en cuenta ni la ejecución ni la colocación del estoque. En Pamplona solo el novillero Colombo mató bien.
El gran maestro y extraordinario torero Rafael Ortega, uno de los mejores estoqueadores de la historia del toreo explicaba sintéticamente la suerte suprema así: .
Ahora no se tiene en cuenta otra cosa que ver todo el estoque dentro, e incluso hasta se perdona un metisaca en el costillar, como ocurrió en Pamplona con Pepe Moral.
Y si entramos a analizar como valora el publico español la forma de torear y la suerte de picar, mejor nos echamos a llorar. Y Pamplona no iba a ser menos, todo lo contrario. Por lo ocurrido en la feria pasada, no se valora el toreo puro sin concesiones a la galería, el que hizo Ferrera. Gustan mas los "efectismos": rodillazos, carreras al banderillear aunque sea clavando por el costillar, o matar con un feo espadazo caido, tendido y trasero, saliéndose de la linea, pero metiendo todo el estoque.
La tauromaquia ha cogido un rumbo en España muy preocupante, y no precisamente por culpa de los antitaurinos, sino sobre todo por los taurinos y la mayoría de la crítica, que han engañado a un público al que le han hurtado la emoción y el miedo en la plaza.
La mayoría de los ganaderos se han doblegado a las exigencias de la "camarilla" que controla la fiesta. Solo unos pocos mantienen la dignidad: Moreno de Silva, Cuadri, Partido de Resina, Escolar y algún otro mas. Otros lo aparentan, aunque lleven unos años ofreciendo un "producto" que casi nada tiene que ver con el original, como Victorino y Adolfo Martin, y sobre todo Miura. Si D. Eduardo levantara la cabeza, corría a "gorrazos" a sus hijos Eduardo y Antonio. Llevamos bastantes años viendo corridas de Miura con casi nada de Miura, sin fuerza, cayéndose y con una "sospechosa nobleza", que nos provoca a los que llevamos viendo miuras mas de sesenta años la siguiente pregunta: ¿ Y ésto es un miura?.
Pero además a pesar de esta situación, lo peor es que tanto en Madrid, como sobre todo en Pamplona, la mayoría de los toros han estado por encima de los toreros, si bien la benevolencia de muchos críticos y del público en general ha premiado injustamente a muchos toreros que no lo han merecido. Y el problema que esto provoca es el hábito en los taurinos a un conformismo rutinario y vulgar que está destruyendo una fiesta única en el mundo.
Cuando escribo este artículo estoy viendo por tv las corridas de Raso de Portillo, Saltillo y Escolar en Céret; ¡¡Qué disfrute y qué envidia, a la vez!!. Si en España se sigue tratando la fiesta nacional así, desaparecerá antes que en Francia, y los aficionados desde ya, si queremos presenciar un espectáculo taurino con autenticidad, nos tendremos que desplazar allí para no cabrearnos.


martes, 11 de julio de 2017

LOS TOROS- POESIA Y PSEUDOPROGRESIA.

Titulo: LOS TOROS- POESIA Y PSEUDOPROGRESIA.
Autor: ANTONIO PORTILLO


Comprendo y respeto la opinión de las personas que, desde una sincera defensa del bienestar de los animales, no están de acuerdo educadamente con los espectáculos taurinos. Pero ni comprendo ni respeto la opinión de personas que, desde un posicionamiento ideológico enarbolan la bandera de un antitaurinismo irracional y feroz.

Desde siempre ha estado abierto el debate: toros sí, o toros no; incluso estuvieron prohibidos durante un tiempo. Pero un alto porcentaje de los antitaurinos de ahora, lo son por antiespañoles. Desprecian los toros porque ignoran la historia y la cultura que nos une como ciudadanos pertenecientes a España, la nación mas antigua de Europa.

En un proceso de desmembración geopolítica, como el que pretenden esos antipatriotas, desdeñar lo común, lo que nos une, se convierte en un elemento estratégico fundamental para ellos. Por tanto prohibir los espectáculos taurinos es en un objetivo fundamental para estos ignorantes.

El mundo del arte y la cultura en España siempre ha estado impregnado por las fiestas con toros, y a lo largo de varios artículos voy a tratar de acreditar esta vinculación. Hoy toca LA POESIA:

Desde el antiguo Romancero Castellano, y sobre todo a partir del S.XVI, las innegables cualidades estéticas de la fiesta nacional han provocado a nuestros poetas una estimulante inspiración. Así vemos como en el "Romance de una Enamorada", "Los Mozos de Monleón" o "Romance de Gazul", y en "A la Fiesta de los Toros en los Molares" de Baltasar de Alcázar, los toros aparecen como motivo singular para su narrativa.

Ya  metidos en el S.XVll los tres grandes poetas de nuestras letras: Lope de Vega, Góngora y 
Quevedo encuentran en los toros motivos sobrados de inspiración para su obra.
Lope en sus versos sobre "Fiestas en las Bodas de Lido, Rey de Andalucía, con Clorinarda, hija del Rey de Fez", escribe:
    
<Furioso un toro de la puerta arranca
          bajando el cuello y erizando el cerro,
          hecho remiendos de la frente al anca,
          temido por feroz desde su encierro…>
                                              

Góngora en su obra "De unas fiestas en Valladolid", escribe:
    
La plaza un jardín fresco, los tablados
         un encañado de diversas flores,
        los toros doce tigres matadores
        a lanza y a rejón despedazados…>

Y Quevedo en su "Fiesta de Toros con Rejones al Príncipe de Gales,  día en que llovió mucho", dice:
      
<Toros valientes vi yo,
            entre los que conocí,
            pasados por agua, sí;
            pasados por hierro, no…>


Innumerables poetas de los siglos XVll y XVlll, siguieron los pasos de los grandes, recurriendo a los toros en sus obras.

En el S.XlX desde Juan Bautista Arriaza hasta Rubén Darío, pasando por Zorrilla o José Velarde, también encuentran en los toros fuente de inspiración. Sirvan como ejemplo estos versos del Duque de Rivas de su poema "Los Toros".
     
<Vese en medio de la arena,
           furia y humo respirando,
           los ojos como dos brasas,
          los cuernos ensangrentados…>


O de Rubén Darío en su obra "Gesta del Coso":
     
<Prepara empuje, cuernos y pellejo;
          ha llegado tu turno. Ira salvaje,
          banderillas y picas que te acosan,
          aplausos al verdugo; al fin, la muerte>
                                                

Ya en el S.XX la mayoría de los miembros de la "Generación del 27", desde su admiración por Góngora continuaron la afición a los toros del gran poeta cordobés, que por cierto le trajo problemas, al censurarle el Obispo su asistencia a corridas de toros en la cordobesa Plaza de la Corredera.
Desde el precursor Juan Ramón Jiménez al postgeneracional Miguel Hernández, pasando por García Lorca, Gerardo Diego -el mas aficionado de todos-, Rafael Alberti o incluso el abstracto Jorge Guillen, encuentran en los espectáculos taurinos cantidad de recursos literarios para construir su hermosa poesía.

Dejando, por muy conocida la obra de Lorca, sirvan como ejemplos mas originales:
 
De Juan Ramón y de su libro "Elegías (1907-1908)", en el que evoca recuerdos de niñez:
    
<¡Jardín cerrado, en donde un pájaro cantaba
         por el verdor teñido de melodiosos oros;
         brisa suave y fresca, en la que me llegaba
         la música lejana de la plaza de toros!>

Alberti, desde México, escribe también como Lorca una Elegía por la muerte de Sánchez Mejías, y dice:
   
<Verte y no verte,
         yo, lejos navegando,
         tu por la muerte.>

De Gerardo Diego y de su poesía dedicada a toreros coetáneos, destaco estos hermosos versos:
   
<Es mas azul el cielo
        para las golondrinas,
        desde que juega al toro
        Manolo Bienvenida
>
De  Miguel Hernández, muy aficionado a los toros, y al que intentó salvarle la vida su buen amigo y principal erudito taurino José María de Cossío,  selecciono estos conocidos y tremendos versos:
    
<Como el toro he nacido para el luto
         y el dolor, como el toro estoy  marcado
         por un hierro infernal en el costado
         y por varón en la ingle con un fruto>


Y como muestra del siglo actual, basta con reflexionar sobre la poesía y "Manolete", del que cuando escribo este artículo se cumplen 100 años de su nacimiento, a través de  la "Antología Parnaso Manoletista" de Fernando del Arco de Izco, de 2006, y en la que incorpora ochocientos poemas dedicados al gran torero, y que según el autor es el personaje histórico, después de Jesucristo, que ha suscitado mas poesía.

Esos antitaurinos, por antiespañoles, que tratan de engañarnos diciendo que son de izquierdas, no van mas allá de ser una falsa progresía, que utilizan como instrumento para convencer a una ignorante población desesperada por una crisis, mas cultural que económica. A ellos, componentes de esa desdichada "pseudoprogresía", les recuerdo a grandes poetas como Federico García Lorca, Rafael Alberti y Miguel Hernández, que si eran de izquierdas y aficionados a nuestra hermosa Fiesta Nacional.

                 Córdoba julio 2017
                     Antonio Portillo