Veterinarios Taurinos de Andalucía no se hace responsable de las opiniones vertidas por sus colaboradores ni de los comentarios agregados por sus lectores.


martes, 18 de enero de 2011

LA SOLEDAD DE LOS GANADEROS DE ENCASTES UNICOS ANTE LA ADMINISTRACION

PRIETO DE LA CAL
'Matar no da más sanidad, hay que vacunar y curar'

 Mundotoro Publicación: 18/01/2011 (18:01)

MIGUEL FERNÁNDEZ

Madrid (España). 'Hay maneras legales de defenderse ante las imposiciones sanitarias, lo primero porque los saneamientos no son fiables al 100% y lo segundo porque la tuberculosis, que tantos ejemplares ha hecho sacrificar, no es lo más peligroso, hay otras enfermedades con más efectos. Se han ganado juicios porque las pruebas sanitarias no han sido exactas'.

Preocupado por las imposiciones sanitarias, pero firme en sus principios, D. Tomás Prieto de la Cal muestra su visión del estado del campo bravo en la tercera parte del reportaje de mundotoro sobre los encastes. El ganadero onubense, criador del legendario y a la vez último hierro de procedencia vazqueña, hace enfasis en la vacunación como vía de subsistencia: 'Ejemplares de lince y el jabalí tienen tuberculosis y se le han puesto las vacunas, pero con el toro no hay conciencia'.

'En el País Vasco y en Navarra han sanado ganado con la vacuna y no han tenido la necesidad de matar'. Incluso, plantea la eficiencia del sacrificio como método más efectivo ante la enfermedad: 'En otras comunidades se mata más y no por ello hay mayor grado de sanidad, se puede vacunar. Hay ganaderos que pierden la ilusión, las ganas y aceptan que le maten sus animales enfermos a cambio de una compensación; es totalmente comprensible porque ya no puedan más, pero matar por matar sin opción de cura es como si ahora matásemos a los humanos enfermos. Hay que tener voluntad de curar', recalca.

 Prieto de la Cal es otro ejemplo de aquellas ganaderías que sólo cuentan con su propia reserva para la subsistencia de su origen, unas raíces históricas y con varios siglos de presencia que hoy día se ven en peligro de extinción: 'Con cada saneamiento me muero de miedo, pero dejo claro una cosa: antes de que maten mi ganadería me tienen que matar a mí. Cuando tengo que refrescar no puedo contar con nada de Vazqueño. Tenemos que tirar de lo nuestro, que contamos con unas 20 familias. Hace años tuvimos problemas de consanguinidad y nos tocó abrir sementales. Ahora cuando un semental llega a los 11 años pongo otros de a partir de tres. De momento no me va mal, los estudios que se han hecho no marcan peligro de consanguinidad'.

Miura y Cuadri, anteriores protagonistas del reportaje no dudan en culpar en parte al Estado de falta de protección a sus sangres. Prieto de la Cal les da la razón a sus compañeros, si bien también carga contra otras instituciones: 'Los culpables son varios. Por un lado el Estado, que hoy va contra el toro como animal no sólo contra la Fiesta. Nos hacen unos controles incompatibles con este animal que pueden provocar que esto se acabe como no cambien'.

Pero también las Comunidades Autónomas, 'porque aunque hagan de la Fiesta un Bien de Interés Cultural es un gesto de cara a la galería. Lo que deberían hacer es tratar al toro como lo que es, algo único. Por ejemplo Madrid; ¿cómo cobra ese canon? y más allá ¿por qué no apoyan en toda la temporada de toros a las sangres en peligro de extinción si tienen tiempo y capacidad para ello? Creo sinceramente que Madrid es la comunidad más antitaurina, más incluso que Cataluña, que allí por lo menos son coherentes y provocan que los estamentos taurinos se unan'.

'Si las asociaciones de ganaderos no se unen para hacer sus peticiones al Estado, si el Gobierno no hace nada por nosotros... ¿qué podemos pedir a Europa?', confiesa. 'Debemos demostrar que los toros son únicos por ADN y llevar esos estudios al Ministerio de Agricultura para que nos proteja, pero no nos damos cuenta de las prioridades. Pedimos ayudas por vacas nodrizas, pero eso es más una limosna, en lo importante no nos metemos'.

Y a pesar de ello, el presente no es negativo en lo particular para este hierro: 'Cada día estoy viendo un mayor público interesado en nuestra ganadería, por eso cada vez se vende mejor en toda España. Esto es novedad, porque en Francia la gente con interés en los toros -no necesariamente experta- viene manifestando su gusto, pero en España hace 10 años no pasaba. En este momento que ocurra esto es admirable'.

Por ello, D. Tomás afronta el futuro con certezas e ilusiones: 'Cuando cogí la ganadería teníamos problemas para vender, hoy no tenemos esos problemas tan acuciantes, por esa razón soy optimista con nuestro futuro'. En cambio, su opinión varía cuando habla de la Fiesta en general. 'Ahí soy pesimista si no cambia, si no se hace más interesante. Una Fiesta en la que quepa otro tipo de toro y que atraiga al público'.

FERNANDO CUADRI
'Europa no hace ni caso al ganado bravo'


MIGUEL FERNÁNDEZ

Madrid (España). 'Europa nos perjudica porque tiene una normativa general para el vacuno y no hace ni caso al ganado bravo. No sabe lo que es la dehesa. El ganado de lidia debe tener una normativa peculiar que parta de Europa pero esta no quiere'. Las palabras de D. Fernando Cuadri, que hace un alto en su camino para atender la llamada de mundotoro, muestran a las claras la situación del ganado bravo en la segunda parte del reportaje sobre el estado de los encastes menos extendidos.

Para el criador, la falta de apoyo viene a partes iguales de Europa y el Gobierno de España: 'El Estado debería dar más protección a algunos encastes 'únicos' que si tienen problemas es muy posible que desaparezcan. El ganado de bravo está metido dentro del vacuno en general; no se nos entiende. Además la Administración ni tiene un banco de sangre ni hay intención de ello. No se preocupan de las reserva de los encastes ni de sangres'.
 
Cabe preguntarse cómo puede sobrevivir una ganadería como Cuadri: 'Gracias al apoyo de la afición; este hierro marcha más por el público que por los toreros', afirma su responsable: 'Cuando queremos refrescar ahora lo hacemos desde dentro, usando sementales varios y padreando aquellos que llevan tiempo sin padrear. Tenemos 150 vacas y 28 familias. Habrá un momento que pueda ser necesario recurrir a lo de fuera, pero de momento no'.

Con estas dificultades, parece complicado hacer frente a las imposiciones de saneamiento: 'En verdad los saneamientos se afrontan con miedo, porque no sólo afectan las posibles enfermedades al ganado bravo, sino a todos lo demás elementos del campo (ciervos, aves, etc.). Siempre hay miedo a que llegue un vacío sanitario, porque en este caso nuestro, como en otros muchos, sería irreparable. Como digo, estos controles no pueden ser iguales para todo el ganado, debería haber un trato diferenciado para el bravo'.

A pesar de todo, D. Fernando Cuadri afronta el futuro de su ganadería 'con optimismo. Tenemos una afición grande y un gran apoyo familiar. El futuro está, de momento, seguro. Aunque navegamos a contracorriente y cada corrida es una prueba, no tengo temor

MIURA
'Debería haber un trato específico para las ganaderías de lidia'

 
MIGUEL FERNÁNDEZ

Madrid (España). 'Cualquier enfermedad o regulación sanitaria para nosotros en Miura se afronta con miedo. Leyendo las noticias recientes sobre vacíos sanitarios y la desaparición de algún hierro se siente pena y también miedo. Si nos toca no tenemos nada en lo que apoyarnos. Ya no quedan los mimbres con los que se hizo este cesto'. Es la voz de un ganadería legendaria, única, como es Miura, en boca de su ganadero Eduardo Miura, quien ha analizado en mundotoro las dificultades que encuentra un hierro totalmente distinto en un reportaje con varias entregas y que da la palabra a aquellos encastes menos extendidos y muchas veces desplazados.

Para el criador la razón de que Miura siga estando donde está se debe 'al público, que nos permite estar aquí; hay un sector que demanda nuestro hierro y el empresario encuentra beneficio en ello. Al fin y al cabo todo esto consiste en el beneficio y en el resultado y si con Miura hay beneficio seguiremos así.

Claro, si no hubiese el mismo interés del público en nosotros, sería distinto, pero la gente del mundo del toro tiene en cuenta la importancia de Miura, en mayor o menor medida. Quizá también porque lo nuestro es lo más distinto. Casi todo viene del tronco de Vistahermosa, nuestra ganadería no' -proviene de la Casta Cabrera-.

Pero este apoyo de los aficionados no encuentra respuesta en el trato de los gobiernos: 'Si tu propio gobierno no apoya los toros ni establece unas normativas básicas que nos defienda de los ataques que estamos sufriendo es difícil ir a Europa a exigir nada. Aunque sea un apoyo moral, es necesario. Cuando se va a Bruselas a hablar de toros, se va sin fe, con miedo. El Estado lo mejor que podría hacer es que cuando se apliquen las decisiones de Bruselas sobre saneamientos hubiese un trato específico para las ganaderías de lidia'.
 
'El Estado en general y las Comunidades Autónomas en particular -algunas ya lo hacen- deben tener una cierta sensibilidad para con nosotros como ganaderos y para con nuestras diferenciaciones con respecto a otro tipo de ganado. Con esto no digo que se salten las leyes ni los controles, pero sí adaptarlas al terreno del ganado bravo. Bruselas -continúa- establece leyes que muchas veces están pensadas para el ganado estabulado y por eso no conocen las particularidades del ganado español, ya no sólo de lidia, sino también de carne. No entienden la situación de la marisma andaluza o la serranía abulense, por citar dos ejemplos'.

Y a falta de otra ganadería con la misma sangre en la que apoyarse ¿dónde refresca Miura?: 'Buscamos en lo que tenemos, cuidando de no repetir mucho. Así llevamos 150 años y hasta ahora ha ido bien. Es complicado porque sólo estamos nosotros de esta sangre, no podemos recurrir a nadie. Por nuestra cuenta llevamos bastantes años haciendo controles propios de saneamiento y hasta ahora ha ido todo correcto'.

'¿El futuro? Lo veo complicado, en nuestro caso más por lo que ya he comentado. Quizá todo tenga un principio y un final, aunque nosotros de momento estamos bien. Mientras sigamos trabajando y contemos con el respaldo del público no hay problema', finaliza Eduardo Miura una argumentación que deja a las claras la soledad del estamento ganadero ante los organismos estatales.